27/05/2022
Gestión y formación

Quinta gama en restauración, ¿uso o abuso?

v gama teaching gourmet

Quinta gama en restauración, ¿uso o abuso?

Reflexiones dirigidas al cliente

Querido y apreciado cliente.
Hoy quiero dedicarle mi masterclass de hoy, con un único fin, aportarle un poquito de conocimiento que le servirá para reforzar su espíritu crítico, al menos eso espero.
Mucho se habla del famoso delivery y los runners con cajitas de colores, se dice incluso que, junto con las cocinas fantasmas, será el futuro de la restauración. Error, el futuro de la restauración, en gran parte será la 5º Gama, y la aún en ciernes 6ª.

Un buen recurso

Si quiere, otro día le hablo de todas las gamas y con ejemplos, hoy quiero centrarme en la quinta gama. El motivo es claro: es un recurso utilizado por los restaurantes.

Los alimentos de 5ª gama son productos tratados por calor, cocinados, pasteurizados o esterilizados que a partir de varios ingredientes forman un plato preparado.
Le explico; estos productos son elaborados bajo los mayores controles de peligros y puntos críticos de control, obteniendo así un estándar de seguridad alimentario alto, eso sí, la caducidad es rápida. Esto implica que son productos de calidad, pero claro, como tantas cosas en la vida, los hay buenos, muy buenos y excelentes; pero también malos y muy malos.

v gama teaching gourmetEl engaño

El caso es que la mayoría de los restaurantes oculta a sus clientes el uso de estos alimentos. Si, eso es lo que está pensando, engañan a sus clientes; tiene Vd. toda la razón si así lo piensa.

La razón de esta falta de honestidad radica en el desconocimiento que los clientes tienen sobre este tipo de productos, al pensar que su calidad deja mucho que desear. Los operadores que elaboran V gama pasan exhausticos controles sanitarios y cada uno aporta la calidad de que son capaces, así como la creatividad en el mix de productos y sobre todo el precio.

Marca blanca

Si quiere, otro día le hablo de todas las gamas y con ejemplos, hoy quiero centrarme en la quinta gama. El motivo es claro: es un recurso utilizado por los restaurantes.

Los alimentos de 5ª gama son productos tratados por calor, cocinados, pasteurizados o esterilizados que a partir de varios ingredientes forman un plato preparado.
Le explico; estos productos son elaborados bajo los mayores controles de peligros y puntos críticos de control, obteniendo así un estándar de seguridad alimentario alto, eso sí, la caducidad es rápida. Esto implica que son productos de calidad, pero claro, como tantas cosas en la vida, los hay buenos, muy buenos y excelentes; pero también malos y muy malos.

 

¿Cómo poder saber si un restaurante emplea este tipo de elaborados?

Solo tiene que valorar una serie de parámetros: una carta extensa, enorme, multitud de platos que requieren un regimiento de cocineros para su elaboración, rapidez en el servicio, empleo de salsas variadas.

Por no hablar de los sabores de la comida, tienen un hilo común respecto al sabor muy característico. Y si compara la carta con otros restaurantes, es posible que encuentre bastantes coincidencias.

Querido cliente, todos los restaurantes utilizan la quinta gama en mayor o menor medida. Si esta se utiliza con buen criterio y para conseguir una gestión eficiente de nuestro personal es bueno, incluso sostenible, pues las mermas son despreciables.

V gama

Debe saber, por tanto, que la quinta gama es buena, saludable y un recurso necesario para que muchos restaurantes den de comer. Otro tema es la identidad que busca el empresario, eso lo dejaremos para otro día.

No creo que Vd. vaya a un restaurante esperando comer algo que no se haya elaborado en su cocina y por su cocinero. Lo más importante que debe saber, es que, la comida será rica y saludable.

Honestidad e integridad, como valores.

Los restaurantes deberían ser honestos y explicar al cliente en que se basa su oferta gastronómica y como se elabora, explicarle que no tiene conservantes, que son materias primas de calidad y, sobre todo, cobrar el precio justo.

Un lechazo recién asado en un horno de leña no puede valer lo mismo que uno elaborado previamente, abatido y regenerado en el momento del servicio; por que ambos platos no cuestan lo mismo. En el segundo caso el restaurante tiene un beneficio mayor engañanado al cliente.

Y voy concluyendo para que pueda preguntarme dudas.

Fíjese que curioso es el cliente, si le engaño diciendo que las croquetas (tengo un proveedor excelente y están muy ricas) son hechas en casa quedo genial y el cliente ni lo nota; pero, sin embargo, si el cliente ve que el plato que le presento es de quinta gama, no lo valida porque piensa que no es de buena calidad.

Solo pretendo que se quede con esta conclusión: hoy existen elaboraciones de quinta gama extraordinariamente ricas. Pregunte a su restaurador por dichos productos y que le hable de sus bondades.

Y a los restauradores, sean honestos y no engañen al cliente, a la larga se lo agradecerán. No tengan miedo, si se ponen el uniforme de la honestidad y el gorro de la integridad, tendrán clientes fidelizados. Su cuenta de resultados se lo agradecerá.

 

Artículos relacionados

Ciudadanos del respeto vs. ciudadadanos del odio

Javier Jiménez Zarza

Cómo entrenar a tu Dragón. La restauración que viene

Estrategia – Recursos para conseguir el éxito

Javier Jiménez Zarza